Controlar tus emociones con el poder de la mente

Nadie está libre de padecer momentos en la vida en los que sentimos que el mundo se nos viene encima, que son tan grandes los problemas que podamos llegar a tener que no nos dan las fuerzas para sostenernos. Experimentando así emociones desagradables,  preguntándonos algunas veces ¿por qué a mí?  

Sin embargo, dedicamos este artículo para demostrarte que sólo tú tienes el poder de controlar y autorregular tus emociones, no las circunstancias o las demás personas. Por ejemplo, cuando miras las noticias por tv durante las mañanas, son tan estresantes que te contagias de malas emociones, pues eres tú el que decide, solo toma el control y cambia el canal o simplemente apaga la tv.

Puedes controlar tus emociones con el poder de tu mente, porque es ilimitado su poder. Comienza por hacerle entender quien está a cargo, tu mente es sinónimo de perfección, de poder, es un milagro del universo y no hay nada que se acerque al gran poder que tiene. Por supuesto, sin olvidar a Dios.

Son muchos los que dicen que “somos lo que pensamos” y tienen toda la razón, porque si durante una semana, nos abocamos a prestar atención a cada detalle en nuestras vidas en lo que debamos sentirnos profundamente agradecidos, nuestras emociones cambiarán de frecuencia, haciéndonos sentir bien.

¿Y qué sucede cuando nos sentimos bien? pues todo comienza a fluir bien, es como si cada cosa o situación en nuestras vidas sabe cómo ubicarse para engranar las piezas y hacer que cada cosa se solucione, porque entramos en la frecuencia de la luz y del polo positivo, saliendo del polo opuesto que solo atrae justamente lo que no queremos.

Controla tu mente y sana tus emociones

Entrenando la mente para sanar tus emociones

De la misma manera en que entrenamos nuestro cuerpo cuando decidimos ir a un gimnasio o simplemente salir a trotar, debemos entrenar nuestra mente, porque eres sólo tú quien tiene control sobre ella y nadie más.

Podemos saber que nuestra mente está prestando mucha atención sobre algo que no nos gusta cuando nuestras emociones son negativas, cuando sentimos mucha tristeza, ira, estrés, rabia o depresión.

Estas son emociones que nunca debemos esconder, o tapar engañándonos a nosotros mismos fingiendo como si no pasaran. Al contrario, debemos sanarlas, preguntándonos ¿Por qué estoy triste o enojado? ¿Cómo estoy viviendo mi vida para sentir tanto estrés? ¿Qué es en realidad lo que me produce tanta ira y enojo? haciendo herir tanto a las personas que me rodean o a las que más amo.

Luego de identificar las causas, debemos sanarlas, recapacitando en cómo podemos solucionarlas y luego, con nuestro poder ilimitado de la mente debemos enfocarnos en lo que “realmente queremos” visualizándote alegre, feliz, relajado, tal cual como deseas estar, verás entonces cómo todo comenzará a mejorar día a día.

Además es un negocio saludable, porque a la larga, sobrellevar la vida con tantas emociones negativas, puede generar serios problemas de salud. El cuerpo somatiza todo, el estrés, los enojos, las discusiones, las tristezas. No es saludable mantener emociones negativas durante tanto tiempo.

La mente y el cuerpo están en estrecha relación entre sí y todo lo que la mente trabajará inevitablemente también afectará al cuerpo. Las emociones son un claro ejemplo de esta conexión. Cuando te sientes tímido tus mejillas se sonrojan, cuando guardas rencores te arde el estómago, cuando sientes miedo, tu corazón acelera los latidos, y así un largo etc.

Las emociones son el producto fisiológico de nuestros pensamientos, mantén tu mente enfocada en lo que quieres y cada cosa se manifestará en tu vida. Son tus emociones las que gritan sobre la manera en que piensas.

Si la mente está cansada, estará distraída, confundida, tomamos malas decisiones, no seremos creativos. Por el contrario cuando la mente descansa es reactiva, creativa y predispuesta a reaccionar de la mejor manera.

Empezar a controlar las emociones

Cómo controlar nuestras emociones:

  • Haz algo diferente: Algunas veces mantenernos en una constante rutina no nos ayuda a manejar adecuadamente nuestras emociones. Caer en el aburrimiento es síntoma de que hay algo que se te está yendo de las manos. Es sano crear nuevos estímulos para tu mente, como por ejemplo aprender a tocar un instrumento musical, un nuevo idioma, a preparar comidas o platos diferentes. El cambio cuando es sano siempre aporta creatividad, inspiración y aprendizaje, yendo de la mano con emociones que impulsan la motivación y por ende sanas emociones.
  • Sé agradecido: Cuando creamos el hábito de agradecer y estar conscientemente agradecidos por todo lo que tenemos, incluyendo a las personas que nos rodean, de manera automática nuestras emociones cambian positivamente. La gratitud es energía mental positiva y cuando experimentamos esta emoción nuestra energía se expande atrayendo más cosas que tengamos que agradecer. Serás testigo como cada día aumentará tu autoestima haciéndote más fuerte para enfrentar los desafíos de cada día. Aunque te cueste trabajo creerlo, siempre pero siempre tenemos cosas por las cuales sentirnos agradecidos.
  • Piensa positivo: Te invito a dejar de mirar el vaso medio vacío, para que empieces a verlo medio lleno. Enfócate en todo lo bueno que te deja cada experiencia en tu vida. Si tienes emociones de ira o frustración por experimentar situaciones desagradables, piensa que esa experiencia te dejó un gran aprendizaje y que no volverás a cometer el mismo error. Crea el hábito de ser un gran optimista aunque todos a tu alrededor duden y te hagan desconfiar incluso de ti mismo. Mantén emociones saludables, crea objetivos claros, organízate para poder alcanzarlos y crea un tiempo para lograrlo. Cuando tus emociones son positivas verás de manera más clara el horizonte, siendo incluso más creativo. El universo es energía y tú eres parte de él. Cada fibra de tu mente ejerce una frecuencia que te hará subir o bajar, dependiendo de cómo elijas sentir tus emociones, sólo tú tienes el control, nunca lo olvides, eres el maestro que dirige la orquesta de tus emociones.
  • Meditar: Meditar es una de las cosas más importantes, yo diría que imprescindibles para ganar el control de las emociones. Al meditar aprendemos a domar a esa “Mente de Mono” que todos tenemos y que salta sin control de un pensamiento a otro. Meditar nos hace aprender a estar en el aquí y en el ahora en todo momento, y no solo cuando estamos sentados en nuestro cojín de meditación.
Por favor síguenos!

2 comentarios en “Controlar tus emociones con el poder de la mente”

  1. Una práctica tan importante para nuestra salud, Y más en estos días. Pero a la vez tan poco utilizada. Nos hace reflexionar y cambiar nuestros pensamientos.

    Responder

Deja un comentario

¿Te gusta nuestra web? Por favor compártela :)

error: Content is protected !!