El significado de la navidad

Si preguntamos a la mayor parte de las personas o incluso a nosotros mismos que es lo que más les gusta de la navidad, seguramente contestarán: Una casa hermosamente decorada con luces, adornos de renos, los regalos, los reencuentros familiares, las comidas navideñas y otras tantas cosas que nos alegran el alma.

Y es que sí, es una época del año realmente hermosa, aunque no para todos claro está. Para los cristianos y por ende para los católicos la navidad es la festividad para conmemorar el nacimiento de Jesucristo, o como algunos dicen: Es la celebración del cumpleaños del niño Jesús.

Primeramente los cristianos solo celebraban a Jesús durante la fiesta de Pascua, donde se conmemoraba la resurrección de Cristo. Luego en el año 354 d.C el emperador Constantino  dio inicio a la fiesta de Navidad para celebrar también su nacimiento.

Se elige esta fecha, justo el 25 de diciembre, debido a que los romanos  celebraban la fiesta del solsticio de invierno y la espera de la llegada de la primavera. Las personas celebraban con gran alegría porque el sol comenzaba a brillar de nuevo. Es así como los cristianos tomaron esta fiesta pagana porque consideraban a Jesús el sol que vino a visitarnos desde arriba para iluminar a los que están en tinieblas.

En su Evangelio, Juan afirma la deidad, la eternidad, la igualdad, la visibilidad y la sublimidad del Cristo que habita entre nosotros. Su paso como humano encarnado en la tierra fue breve, aunque dejó grandes enseñanzas a quienes le rodeaban, marcando sus vida de tal manera que sus conocimientos y sabiduría trascendieron y alcanzaron a casi toda la humanidad, perpetuándose gracias al cristianismo, quien lo conmemora y venera.

Es así como la religión Católica nos enseña que Jesús es el representante de Dios y si creemos y lo recibimos en nuestras vidas, nosotros también nos convertiremos en sus representantes en la tierra.

Escena de Navidad
Escena de Navidad en la Catedral de Bruselas

¿Cómo podemos dar valor desde nuestro ser a la Navidad?

Si bien celebrar la Navidad nos trae alegría, con todo lo que ella contiene, debemos saber que su valor y significado va un poco más allá de recibir regalos y comer deliciosos platos durante la cena navideña. Por ejemplo, solemos decir el 24 o el 25 de diciembre a quienes nos saludan en la calle o por una llamada telefónica, “que tengas una feliz navidad” pero en realidad no sabemos bien lo que ese deseo significa.

En este sentido debemos aclarar que la palabra navidad significa “nacimiento”, es decir, les estamos deseando un “feliz nacimiento”. Es por esto que celebramos un nuevo renacer en nosotros mismos, en saber dejar atrás todo aquello que nos lastima y traer con nosotros todo lo que agrega valor y amor a nuestras vidas.

La familia es siempre primordial, pero cabe destacar que si no poseemos un amor propio sólido, es muy difícil poder dar amor a los demás. Algunas personas solo suelen reunirse con sus allegados de manera repetitiva cada año, sin saber dar a quienes más les importa amor y paz. Allí es donde se debe encontrar el verdadero significado de la navidad.

Es en la familia donde encontramos muchas veces el sentido y la necesidad de pertenencia. Es allí  cuando la hoguera del hogar se enciende más que nunca para dar paso a un nuevo inicio, a la luz, a la creatividad, a los nuevos propósitos de vida y a todo aquello que nos estimule la mente y el corazón.

El significado de la navidad es también dar, tener empatía con las personas más necesitadas.Es saber mirar a los ojos de las personas y sentir también sus miedos, necesidades y tristezas, porque no solo los verdaderos amigos se encuentran en las buenas.

Por último, las fiestas navideñas deben traer consigo la fuerza de la gratitud, es importante siempre saber agradecer por cada pequeña cosa que tenemos, por todo lo logrado, por las personas que nos dan siempre motivos para sonreír y soñar y por todo lo que sientas en tu corazón debas expresarlo con un simple “gracias”.

De esta manera, durante las fiestas navideñas pongamos en práctica las siguientes acciones, para así disfrutar mejor de esta hermosa festividad que realizamos durante cada año:

  • Abramos nuestro corazón al amor hacia nosotros mismos, nunca olvidemos que somos la persona más importante en nuestra vida. Luego podremos dar amor al mundo.
  • Mantén la luz brillando siempre en tu vida, aléjate de las sombras, de las oscuridades y de todo aquello que no vibre en resonancia con Dios.
  • Encuentra la belleza en cada cosa que realices y en cada persona que conoces. Nada en la vida sucede al azar, todo lo que hacemos y todo aquello que llega a nosotros de alguna manera lo hemos atraído.
  • Reconcíliate con tu pasado, deja atrás todo lo que haga peso sobre tu espalda y no te deje avanzar. Recuerda que la navidad es también tu nacimiento, así que toma solo aquello que realmente te hace bien.
  • Busca siempre el sentimiento de paz dentro de ti y nunca olvides alimentar tu alma con lo que ella te pida.

¡Que tengas una feliz navidad!

Por favor síguenos!

Deja un comentario

¿Te gusta nuestra web? Por favor compártela :)

error: Content is protected !!