La fuerza del amor

En el universo entero, del que cada uno de nosotros formamos parte, existen leyes infalibles de las cuales no podemos escapar, como lo es la fuerza de gravedad, la ley de atracción, el consecutivo origen de la vida sobre la tierra, la fuerza del amor, entre otras tantas.

En este artículo, quisiera detenerme a hablar sobre esta poderosa fuerza, que mueve al mundo de la manera más sublime y encantadora, ese sentimiento que nos impulsa a ir más allá de lo que nuestros ojos pueden alcanzar a mirar.

Muchas personas pueden pensar que el amor es solo un sentimiento, como la alegría, la tristeza por ejemplo, pero no es así. Muchos de hecho afirman que es la única fuerza en el universo, ya que toda la creación nace del amor y surge de él.

El amor es el combustible que alimenta al motor de tu alma, porque es una fuerza a la que no se puede escapar, es la inspiración y la locura, es el principio y el fin, es lo que todo lo vale y lo que ejerce tanta atracción en nosotros.

Tal vez el amor más puro e incondicional es el que una madre siente por sus hijos, porque va más allá de un te amo solo si tú me amas, o un te amé demasiado pero luego de un par de años ya no. Es un amor que no crece ni disminuye, sólo es amor y nada más.

Pero si quisiéramos hablar de todo lo que un ser humano puede experimentar con la fuerza del amor, está también el vínculo o lazo de amor y gratitud que sentimos hacia nuestros padres, familiares, amigos que también se vuelven familia, nuestra pareja, o incluso aquella persona que nunca te correspondió de la misma manera, pero que tu amaste más que a nada en la vida.

No olvidemos que nadie puede dar lo que no tiene, es por esto que una persona que no se ama a sí misma jamás podrá amar a nadie más, ya que su vibración no está acorde con la naturaleza misma del universo. El universo es amor, por lo que debemos aprender a vibrar en su sintonía.

Ámate incondicionalmente y la fuerza del amor crecerá en ti

Se ha demostrado que las personas que carecen de amor propio, llegan a manifestar trastornos psicoemocionales, como la depresión, inseguridad en sí mismos, atraen personas toxicas, siendo algunas veces ellos mismos sus peores enemigos.

El amor propio nace de la autoaceptación, con todos los defectos y virtudes que podamos tener. Es el reconocernos como seres que formamos parte de la suprema divinidad a la que correspondemos, o a la que muchos llaman Dios.

Merecemos perdonarnos y darnos la oportunidad de mejorar cada día, de dejar atrás el pasado y construir un mejor presente digno para nosotros. Cuando comenzamos a amarnos más, vamos soltando hábitos poco saludables y retomando aquellos que más nos favorecen.

Decimos adiós a personas tóxicas, o aquellas que no nos valoran, para recibir sólo aquellas que sí nos ofrecen una verdadera amistad sin condiciones ni ataduras, que jamás nos pedirían hacer algo que no queramos o que destruya nuestra autoestima.

El amor propio nos lleva instintivamente a cuidar nuestro cuerpo como un templo sagrado, no podemos decir que nos amamos si no respetamos nuestro cuerpo poniendo en riesgo la salud a cada momento. Aunque vivas solo, cocínate cada día algo rico y nutritivo, ofrécele a tu cuerpo los mejores alimentos que nos provee nuestra madre tierra.

Medita continuamente y conecta con tu yo superior, esa voz interior dentro de tu alma que es tu verdadera esencia. Muchas veces sentimos que nos desviamos de nuestro camino, sintiéndonos perdidos, esto pasa porque nos hemos alejado de lo que somos y de lo que nuestra alma y espíritu vinieron a realizar en esta vida.

Conócete, acéptate, escúchate, consiéntete, quiérete, ámate incondicionalmente, porque nadie más puede ayudarte tanto como lo puedes hacer tú mismo. No esperes que llegue un príncipe o princesa galopando en busca de ti para darte todo el amor que no te das tú mismo.

Amor pasional
Amor pasional

Cuando el amor trasciende al deseo y la pasión 

Todos los seres humanos nos enamoramos aunque sea una vez en la vida, conocemos esos nervios a los que llamamos mariposas en el estómago. Nuestro cuerpo experimenta ciertas reacciones cuando estamos cerca de “esa persona” como latidos del corazón más acelerados, sensación de felicidad si somos correspondidos y de tristeza si somos rechazados.

Sin embargo, estar enamorado no es exactamente amar a alguien, porque el enamoramiento está muy ligado a la pasión y el deseo carnal. Esa sensación carnal e instintiva que va muy ligada a la apariencia física de la persona que nos roba el sueño.

Sin embargo, esto suele cambiar a lo largo de los años, son muchos los matrimonios que se construyen sobre la base del enamoramiento pero que al cabo de los años terminan sin soportarse, porque ha existido una carencia que los sostenga, “el amor”.

No se puede definir exactamente con palabras el amor, pero cuando amas a alguien como a tu pareja, amas con el alma, amas su esencia, más que su cuerpo, amas incondicionalmente, amas sin tener que hablar y demostrar quién eres para ser amado.

Te complementas con esa persona, te fundes con ella y sientes que volarías mil mares a su lado, en esta vida y en otras más.

Por favor síguenos!

Deja un comentario

¿Te gusta nuestra web? Por favor compártela :)

error: Content is protected !!